GABINETE DE PSICOLOGÍA
GABINETE DE PSICOLOGÍA

Depresión


La depresión es una alteración del estado de ánimo que está relacionada con situaciones donde las personas han experimentado una pérdida significativa en su vida. Esta pérdida puede ser una persona o personas importantes o una situación. La pérdida puede ser temporal o definitiva.

 

En la separación o divorcio se produce la pérdida de personas y situaciones importantes: la separación de la pareja, de los hijos, la pérdida de la familia, del estatus, del nivel económico, etc. Esto puede producir un estado de tristeza que en algunos casos, lleva a la depresión. Otras pérdidas importantes pueden ser la salud, el trabajo.


La persona que está pasando por una depresión experimenta una sintomatología en diferentes áreas de su vida entre los que se incluyen algunos síntomas que vamos a enumerar: a) estado de ánimo deprimido; b) pérdida del interés y de experimentar placer; c) cambios de apetito o peso; d) alteración del sueño; alteración de la actividad psicomotora como enlentecimiento motor; e) falta de energía; f) sentimientos de infravaloración o culpa; g) dificultad para pensar, concentrarse o tomar decisiones; h) problemas somáticos como dolores corporales de diverso tipo; i) en casos severos pensamientos o ideación .

 

a) Frecuentemente, el estado de depresión es descrito por la persona como que se siente deprimido, triste, desesperanzado, desanimado y siente ganas de llorar con frecuencia. Estos sentimientos pueden ir unidos a un estado de apatía, pero también pueden estar asociados a un estado de ansiedad continuo.

 

b) Otro síntoma característico de la depresión es la pérdida de interés hacia las personas y cosas del entorno junto con una pérdida de la capacidad para vivir momentos de placer o satisfacción, el desinterés puede llegar a no desear salir de casa. Las personas están menos interesadass en sus aficiones y no disfrutan con actividades que antes consideraban placenteras.

 

c) También es frecuente en las personas con estado de ánimo depresivo el aislamiento social y con ello el abandono de aficiones, p. ej., salir menos con los amigos, dejar de hacer deporte u otra actividad. También puede verse reducido el interés o deseo sexual.

 

d) Se ve afectado el deseo de comer. Normalmente, el apetito disminuye y muchos sujetos tienen que esforzarse por comer, pero puede producirse al contrario, tener más apetito, con apetencia por ciertas comidas por ejemplo, dulces u otros hidratos de carbono.

 

e) La alteración del sueño también puede estar asociada al estado depresivo. Es más frecuente el insomnio pero pueden existir personas que tienen exceso de sueño, aunque es menos frecuente. Cuando se produce hipersomnia puede ser en forma de sueño prolongado nocturno o de aumento del sueño diurno.

 

f) Los cambios psicomotores que pueden presentarse en una depresión son de signo contrario. En algunos casos está presente la agitación, por ejemplo, incapacidad para permanecer sentado, caminar, frotarse las manos u otros movimientos de manifestación de inquietud pero, en otras personas está presente el enlentecimiento motor, por ejemplo, al realizar las actividades cotidianas y también un enlentecimiento de las respuestas en una conversación o la evitación de hablar y conversar con otras personas. Este enlentecimiento va unido a la experimentación de una pérdida de energía, sensación de cansancio y de fatiga de manera continua. Las personas sienten que todas las tareas que realizan requieren un gran esfuerzo. Pueden evitar hacer tareas por el esfuerzo que supone su realización.

 

g) El sentimiento de inutilidad o de culpa también está asociado a un estado de depresión. La persona tiene una autoevaluación de sí misma negativa atribuyéndose equivocaciones o culpas de errores presentes o pasados que en muchos casos, no obedecen a la realidad. Estos sujetos suelen malinterpretar los acontecimientos cotidianos neutros o triviales, tomándolos como pruebas de sus defectos personales, y suelen tener un exagerado sentimiento de responsabilidad por las adversidades.

 

h) Algunas personas manifiestan dolencias físicas y problemas somáticos, por ejemplo, molestias y dolores físicos que, en ocasiones, van unidos al estado de depresión pero, en otras ocasiones, están encubriendo sentimientos de tristeza.

 

 

EFECTOS O CONSECUENCIAS DE LA DEPRESIÓN

 

El efecto más importante que se deriva de un estado depresivo es el sufrimiento que vive la persona. Es un sufrimiento y un dolor continuo del que no se puede desprender y que hace que perciba su vida de manera muy negativa y se sienta muy desdichada.

 

Otro de los efectos importantes de la depresión son la limitación de las funciones y las actividades, no solo actividades cotidianas, sino también, las actividades de ocio del individuo, deteriorando su calidad de vida ahondando en el malestar personal,

 

El deterioro social en forma de aislamiento y evitación de las relaciones sociales que lleva a las personas a mayor soledad y a favorecer el estado de tristeza.

 

 

Las muestras de mal humor permanente o una alta irritabilidad, por ejemplo, ira persistente, tendencia a responder a los acontecimientos con arranques de ira o insultando a los demás, o sentimiento exagerado de frustración por cosas sin importancia) les puede ocasionar más problemas de relación con las personas próximas a ellos, en las diferentes áreas social, laboral o en las relaciones familiares favoreciendo el aislamiento y la soledad

 

El estado de ánimo deprimido propicia problemas y dificultades laborales por la mayor distracción o falta de concentración. Algunas personas necesitan de un esfuerzo mayor para realizar su desempeño y rendimiento laboral.

 

La alteración del apetito puede producir otros problemas como obesidad o falta de peso y problemas físicos.

 

DURACIÓN

Para considerar que se padece una depresión las personas deben vivir esta situación durante un período de al menos 2 semanas durante el que hay un estado de ánimo deprimido o una pérdida de interés o placer en casi todas las actividades. Los síntomas han de mantenerse la mayor parte del día, casi cada día, durante un mínimo de 2 semanas consecutivas.

 

TRATAMIENTO


En la recuperación de la depresión es necesario el tratamiento psicológico.


En IDT Gabinete de Psicología de Madrid el tratamiento psicológico comienza con una evaluación del problema. Esta evaluación se inicia con la recogida de información para conocer cuándo empezó el problema, cuáles han sido las causas que lo han motivado y los patrones de funcionamiento mental que lo están manteniendo, además de conocer si es el primer episodio o ha habido episodios anteriores.


El tratamiento psicológico está dirigido a cambiar los esquemas cognitivos o patrones de funcionamiento mental que son el sustrato de esa depresión. Conocer los esquemas cognitivos que mantienen la depresión es imprescindible para poder modificarlos, ello contribuirá no solo a superar el estado depresivo sino también, a evitar que se produzcan recaídas posteriores. Aunque, en ocasiones, la combinación de la psicoterapia y los psicofármacos es de utilidad especialmente en situaciones agudas, los estudios de investigación avalan poniendo de manifiesto la necesidad y la eficacia del tratamiento psicológico para superar la depresión con mayor efectividad a largo plazo que los psicofármacos.

 

En IDT Gabinete de Psicología podemos ayudar a las personas a superar la depresión.

 

Teléfonos: 618 20 40 42 / 91 350 43 00

 

TRATAMIENTOS:

idt-psicologosmadrid.es en las redes sociales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© idt-psicologosmadrid.es